Recuerdo cuando Rebeca contacto conmigo para ser la encargada de realizar su maquillaje y peinado en el día de su boda.

Ella vive en Canarias y la boda se celebraba en Málaga ciudad.

Con ella me di cuenta que la distancia no supone ningún obstáculo para poder trabajar juntas, siempre que ambas partes lo quieran, y así fue, no lo supuso, ambas teníamos ganas de trabajar juntas y así lo hicimos durante unos meses.

Le estoy muy agradecida por la confianza que deposito en mí, desde la distancia tratándose de un día tan importante para una novia.

Trabajamos juntas su maquillaje y su peinado nupcial, hubo mucha comunicación entre nosotras y es que creo que hay esta la base para conectar y poder llegar a entender que estilismo se adaptaba más a su esencia y cuales la alejaba mas de ella.

Me organizo mejor creando carpetas, fichas… de todos los peinados y maquillajes que le inspira a cada una de mis novias e invitadas.

Con el fin de conocerlas más de averiguar cual es su estilo, que las hace sentir cómodas consigo mismas y que no.

Es muy necesario para mí que mis novias sientan que están en buenas manos y que no hay nada dejado al azar.

Mi trabajo consiste en resaltar su belleza natural, algo que cada una ya posee, y de que ese día, el día de su boda brille aún más.

Por circunstancias ajenas a ambas la prueba de peinado y de maquillaje tuvimos que realizarla tres días antes de su boda, ¡¡¡que no cunda el pánico!!! Jeje, ¿Se puede hacer? Sí, claro, ¿Es lo recomendado? No, no lo es, ni para la novia, por su tranquilidad…ni tampoco para el profesional, pero esta vez sucedió así.

Y como he dicho antes por motivos que muchas veces no podemos controlar.

Ambas ya nos conocíamos de mensajes, llamada… y eso también ayuda muchísimo a que nos sintiéramos más seguras y con más confianza.

Evidentemente Rebeca se preocupo, es la novia, muchos nervios previos, preparativos, viajes, reuniones, detalles, distancia…

Nos hicimos una llamada y todo se organizo de nuevo.

Para mí uno de los pilares importantes de un profesional, bueno, de cualquier ser humano debe ser la empatía, ponernos en el lugar del otro para entender un poco mejor lo que puede estar pasándole, circunstancias…

Jamás olvidaré la frase que me dijo Rebeca antes de realizarse su prueba de peinado y maquillaje.

«Alicia, confió en ti plenamente, se que todo va a salir bien.»

Todavía me emociono, uffff.

Llego el día de la prueba, Rebeca tenía muy claro que quería, ondas, ondas glam, pulidas, con movimiento, con vida… le preocupaba un poco el largo de su cabello por si se quedaba demasiado corto, o si el flequillo pudiera hacer que no quedara como ella quería, pero no, quedo precioso, brillante, recuerdo que me dijo que brillo tengo Alicia, toda fascinada, quedo tal y como ella lo deseaba, y he de decir que cuando una novia se siente cómoda, se ve bonita se ve ella misma, sin disfrazar, lo transmite sin darse ni cuenta, pues eso es lo que me hacia llegar ella a mí ese día, felicidad, emoción, alegría, tranquilidad…

En la prueba de maquillaje Rebeca dudaba entre dos técnicas muy diferentes, Rebeca es una chica que normalmente se maquilla más ojos que labios, eso lo teníamos claro los ojos y la piel iban hacer los protagonistas de su maquillaje, en labios opto por el mismo tono de su labio natural.

Las dos técnicas que trabajamos en la prueba fueron, el eyeliner difuminado en tonos marrones y negro y un ahumado marrón oscuro con una sombra color topo preciosa, qué acompañada de mis inseparables pestañas postizas individuales, sumaban el combo perfecto.

Realice una técnica en cada ojo, en uno el eyeliner difuminado y en el otro el ahumado y al final se decanto por el ahumado marrón oscuro con una de mis sombras he de decir favoritísimas de Natasha Denona, es una sombra con una partícula casi imperceptible de una elegancia y sofisticación para mí increíble.

Una vez elegida la técnica la intensidad de las sombras… elimine del otro ojo el eyeliner difuminado y maquille todo el rostro con el maquillaje elegido por Rebeca, para el día de su boda.

Pusimos el velo y ya lo que nos falto a las dos, fue, ¡¡¡llorar de la emoción!!!

También fui la encargada de maquillar y peinar a la mama de Rebeca, una mujer que lució un look natural, melena suelta con volumen, y un maquillaje con una piel preparada para un maquillaje jugoso tanto en ojos como en labios eligió un maquillaje natural con tonos tierras y rosas.

Gracias Rebeca por confiar plenamente en mí, por dejarme crear ese peinado y maquillaje que te identificaba y que te hacia brillar, por hacerme tan feliz realizando una de las cosas que más amo.

Gracias por hacerme participe de uno de los días más bonitos de tu vida.

*** Las fotografías que ilustran este post han sido realizadas por Alto Contraste – Fotografía y vídeo para bodas en Málaga y Granada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad